En cualquier campo o situación, usar la palabra adecuada es clave. Sin embargo, en épocas de innovación y expansión tecnológica como la nuestra, muchas veces encontrar la palabra correcta es una cuestión de gustos. Es una etapa emocionante para el lingüista, en la que se adaptan términos de otras lenguas, se inventan nuevas palabras y se crean nuevas palabras compuestas para referirse a situaciones, tecnologías y enfoques que no existían hasta ahora.

El único inconveniente es que hasta que estas palabras no se extiendan pueden crear confusión. A veces el concepto está muy claro, pero cada uno le da un nombre distinto, y a veces el nombre está claro, pero cada cual la usa con connotaciones ligeramente distintas. En definitiva, hemos pensado que sería una buena idea recapitular y compartir algunos de los términos con los que nos vamos a encontrar si leemos sobre innovación en salud. Así, esta guía básica te ayudará a mantenerte al día de las innovaciones y saber de qué se habla hoy cuando se habla de innovación sanitaria.

  • eHealth: Cómo en “email”, “epub” o “elearning”, la “e” viene de “electrónico”, pero cuando se traduce se suele hacer por “salud digital”. Esta palabra hace referencia a todas las gestiones de la asistencia sanitaria que se llevan a cabo mediante internet. A pesar de que no está claramente definido (hay quien dice que se refiere a todos los procesos realizados electrónicamente), actualmente cuando se usa suele referirse al uso de las nuevas tecnologías e internet, por lo que engloba casi todos los conceptos que verás a continuación.
  • mHealth: En este caso la “m” viene de “mobile”, y se traduce por “salud móvil”, es decir, la aportación del servicio sanitario mediante teléfonos (o dispositivos) móviles. En un porcentaje muy elevado, mHealth se refiere exclusivamente a las apps de salud. Las apps de salud son aquellas aplicaciones que se pueden descargar en el móvil y que proporcionan algún servicio relacionado con la salud (por ejemplo, controlar la presión arterial). Puede visitar un catálogo para encontrar la que más se adhiere a sus necesidades.
  • Big Data: Todo conjunto de datos tan vasto y complejo que es difícil de procesar y aplicar a efectos prácticos. Puesto que una de las consecuencias de gestionar más y más procesos digitalmente es que la cantidad de datos crece exponencialmente. Cuando se aplica a la salud, el Big Data suele referirse a datos que tienen el potencial, una vez organizados mediante algoritmos y ordenadores especializados (como el IBM Watson), de producir información relevante para la investigación clínica.
  • HCE: Las siglas de “historia clínica electrónica”, el conjunto de documentos clínicos que detallan la información de cada ciudadano a lo largo del proceso asistencial sanitario. Es como la historia clínica que los hospitales solían tener en papel sobre cada paciente, ahora informatizado para que sea más fácil de compartir y actualizar.
  • Telemedicina, telesalud: Procesos médicos que se hacen a distancia. Telemedicina y telesalud incluyen a muchos otros: teledermatología, telehrehabilitación… En estos casos lo que sucede es que el paciente (desde su casa o en un centro médico) es tratado a distancia (a través de un ordenador con una webcam, un teléfono móvil…) por un profesional médico.
  • Wearables: Dispositivos móviles que uno lleva puestos (de aquí “wearables”) para medir constantes vitales. Puede ser por ejemplo una pulsera que calcula el ritmo cardíaco, unas zapatillas que cuentan los kilómetros que se corren, un reloj
  • Ludificación (o gamificación): “Gamification” en inglés, normalmente se traduce como “ludificación”, aunque no siempre. Cuando se aplica a la salud (a veces puede llegar a llamársele “gHealth”) se refiere a la aplicación de juegos para la mejora de la salud. Es un campo en extensión muy interesante, e incluye proyectos tan variados como uno para mejorar la salud y nutrición de los jóvenes u otro para la rehabilitación después de un ictus.
  • Paciente empoderado: Esta combinación ya la exploramos previamente en otra entrada del blog, aunque vale la pena recalcar su importancia y mencionar también una relacionada: ePatient. El ePatient es un paciente empoderado, pero esta palabra hace hincapié del uso de las nuevas tecnologías por el paciente en el ámbito de la salud.

Puede que alguna de estas palabras te venga de nuevo, o puede que te parezcan muy básicas. Sea como sea, seguro que las estás empezando a ver más y más en los medios y en la red. Esta tendencia no va a hacer más que aumentar, y cuando haya términos que necesiten clarificación, aquí estaremos nosotros para clarificarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation