Sentados formando una circunferencia, relatan su testimonio y se reconfortan los unos a los otros. Un moderador al frente del grupo orquestra las intervenciones de estos adictos con ojeras sobre los que pesa la culpa. Este es el cliché con el que el imaginario popular retrata a las personas que padecen un trastorno mental crónico desencadenado por factores psicosociales, ambientales, biológicos y genéticos que parecen dejar poco espacio a la culpa. Se han vuelto adictos a alguno de los placeres que el mercado, legal o ilegal, invita a consumir.

Read More →