Puede que te hayas encontrado ya con la palabra “empoderado” o “empoderar”. De hecho, seguramente es así. Puede que te haya sonado rara, o puede que no hayas acabado de entenderla. Puede que te haya pasado como a mí y que hayas visto la luz. Está claro que actualmente, en temas de innovación en salud, el empoderamiento del paciente es un tema estrella. En todo caso, he pensado que era el momento de explicar porqué esta palabra es tan importante cuando se aplica al paciente, es decir: qué significa “empoderar al paciente” o “paciente empoderado”.

empoderamiento paciente

Antes de todo debemos entender de dónde ha salido la palabra. Y es que una de las cosas que más me gusta y que no deja de sorprenderme de la lengua es lo flexible que es. Se adapta a la zona, al registro, a la comunidad, se adapta a los tiempos y a los formatos, y cuando necesitamos una palabra que no existe, la creamos. Cuando la RAE acepta una palabra no está autorizándonos a usarla, está admitiendo que ya lo hacemos. Y sí, a veces las palabras se usan mal, se les da un uso inadecuado, especialmente debido a los falsos amigos, y a veces se adaptan de otra lengua—léase, del inglés—cuando ya tenemos palabras con ese significado en nuestro vocabulario.

«Empoderar» no es una de ellas. Encontrarse con la palabra “empower” o una de sus variantes (“empowering”, “empowered”) en inglés es habitual, pero la primera vez que la vi adaptada (en catalán y en castellano) mi cerebro hizo click, y desde entonces que no he dejado de verla y apreciarla. “Empower”, así, fuera de contexto y en inglés, significa “dar poder”: no es lo mismo que “fortalecer” o “alentar”, sino que tiene una acepción muy particular difícil de definir o traducir en una sola palabra. La palabra es y debe ser “empoderar”. Ahora bien, ¿por qué es tan importante? Aquí tienes los 10 puntos clave para entender qué significa empoderar un paciente o ser un paciente empoderado, y porqué es importante.

  1. Todos somos pacientes: Todavía hay profesionales de la salud que hablan del “paciente” como si fuera el primo lejano que no ha venido a la reunión. Todos hemos sido, somos, o seremos pacientes. Dejemos de referirnos a ellos como si fueran terceras personas, y defendamos sus derechos: no por el paciente, sino por nosotros mismos.
  2. Educación e información: En este blog venimos diciendo desde el principio que la información (curada y relevante) es muy importante, pues para el pacientes más. Y no se trata sólo de recibir información sobre nuestro estado de salud, sino de entenderla y saber interpretarla.

empoderamiento paciente y autogestión

  1. Acceso: Lo que significa, por supuesto, que debemos tener acceso a ella, y cuanto más fácil sea el acceso mejor. Desde nuestro móvil, nuestra tablet, de viaje, o en el tren.
  2. Involucrarse: Para poder tomar decisiones que nos van a afectar directamente, y para entender por qué es importante que nos adhiramos (o no) a un tratamiento.
  3. Auto-gestión: Sea o bien para monitorizar nuestra enfermedad crónica, para seguir de cerca nuestra salud y fomentar el diagnóstico precoz, o para prevenir enfermedades (prevenir es mejor que curar, ¡eso desde siempre!). Por supuesto, el papel del profesional médico sigue siendo el mismo, pero al gestionar nuestra salud somos nosotros los que sabemos cuándo debemos ir, si hace falta, por qué, y a quién debemos ver.
  4. Al centro del sistema médico: No nos engañemos, por muy insignificantes que nos sintamos en el hospital (especialmente cuando llevamos la bata puesta) somos la razón por la que el hospital existe: está aquí para servirnos, no al revés.
  5. Atención personalizada: Porque no todos somos iguales, y nuestra salud depende de un millón de factores únicos.
  6. Asistencia integrada: Porque la salud no es algo aislado, sino que existe en un contexto. La salud global debe integrar, por un lado, las distintas especialidades médicas, y por el otro, la sanidad dentro del contexto social (como mínimo).
  7. Nuevas tecnologías: ¿Y cómo se va a hacer todo eso, si no es con nuevas tecnologías? Cuando escuches o leas las palabras “paciente empoderado” sabrás que las nuevas tecnologías no tardarán en ser mencionadas. Internet (eHealth), el móvil y sus apps (mHealth), los wearables, sensores y trackers y dispositivos médicos son los que hacen esta visión posible.

hospital liquido

  1. Empoderamiento: El empoderamiento del paciente no es sólo un cambio de actitud o de tecnología, es un cambio fundamental del sistema sanitario. En todo el mundo, los hospitales se están empezando a adaptar a esta realidad (un ejemplo es el Hospital Líquido de Sant Joan de Déu que podéis ver aquí). Todavía falta para que el paciente empoderado sea una realidad a nivel mundial, pero ya falta menos.

Y tú, ¿te sientes empoderado?

7 Thoughts on “El empoderamiento del paciente en 10 puntos clave

  1. Estamos muy Interesado en seguir y participar.
    Saludos . pepe carmona davila de ASPAYPVC.

  2. Àngels Salvador on 28 noviembre, 2014 at 5:24 pm said:

    Es lo que toca, hasta el consejero de salud Boi Ruiz lo dice.

  3. Pingback: El empoderamiento del paciente en 10 puntos clave | transforma Sanidad

  4. Pingback: La medicina afectiva en un mundo 2.0 | Blog ccyc ::: Gestión de contenidos

  5. Gracias por el artículo, es muy nutritivo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation